Rafa Botello: “Estoy muy contento por el segundo puesto en Los Angeles y ya muy motivado para hacerlo bien en Boston”

¡Enorme Botello! El atleta paralímpico obtuvo hoy una meritoria segunda plaza en el Maratón de Los Angeles. A pesar de no ser un circuito propicio para Rafa Botello, este se sobrepuso y, de este modo, comienza a lo grande una temporada que se presenta muy apasionante. “A falta de dos kilómetros decidí atacar y aseguré la segunda plaza”, destaca Botello, al tiempo que reconoce que “estoy muy contento por el segundo puesto en Los Angeles y ya muy motivado para hacerlo bien en Boston”.

 

IMPRESIONES DE RAFAEL BOTELLO

 

“Ha sido increíble. Estoy muy contento por el segundo puesto en Los Angeles y ya muy motivado para hacerlo bien en Boston. Esté sí será un circuito ideal para mis condiciones, pero con el mejor cartel de atletas del mundo. Un “top ten” será difícil y un “top five” casi imposible, pero para lograrlo he entrenado muy duro. Vamos a intentarlo”.

 

“La temperatura de 15 grados esta mañana en los Angeles ayudó a que el maratón fuera más ameno, a pesar de los kilómetros de esfuerzo y, sobre todo, un circuito con subidas y bajadas durísimas. Me había entrenado a conciencia y sabía que estaba listo para un buen resultado”.

 

“La salida fue a las 6:55 horas y, con apenas luz hacia la primera rampa de 400 metros ya saliendo del estadio de Los Angeles Dodgers, fue muy interesante y, sobre todo haría la primera eliminación de atletas”.

 

“Mi amigo Laurens Molina salió como un tiro junto a Scott Parson y Krige Schabort a rueda. Unos metros más atrás iba un grupo formado por Martin Velasco, Aron Gordian, Richard Colman, Aaron Pike y yo,  aguantando con el gancho como podía”.

 

“La primera bajada, a 61 km/hora, elimina a muchos corredores y me situaba tercero con Pike y Gordian a rueda. Ataco en la bajada y me voy a por los primeros que nunca alcancé ( Parson y Schabort)”.

 

“En la milla 4, la subida más dura que jamás subí en un maratón, con unos 300 metros a cinco por hora, hacía a pesar de la ventaja con la que llegaba me alcanzaran Pike, Molina, Velasco y Colman”.

 

“En la media maratón, ya con Velasco y Pike, alcanzábamos a Parson. Más adelante se quedó Pike y, ya los últimos 12 kilómetros nos jugaríamos la segunda plaza Parson, Velasco y yo”.

 

“A falta de 3 kilómetros y tirando hacia abajo como uno podía, se quedó Velasco. Parson seguía chupando rueda y me llegaba a molestar, ya que nunca colaboró”.

 

“A falta de 2 kilómetros, con bajada más pronunciada, decidí atacar y, a la vez, intentar salir de la línea que llevábamos para que Parson no pudiera coger la rueda.  Los dos últimos kilómetros y, sin bajar de 40 km/h, me sirvieron para llegar a meta en segundo lugar”.